Orientación y asesoramiento en la demencia


La demencia afecta a 1 de cada 20 personas mayores de 65 siendo considerada una prioridad de salud pública 1. Las previsiones apuntan a un total de 115 millones de personas que sufrirán de demencia en 2050. La prevalencia global de la demencia, la mortalidad asociada y el coste económico global es una alerta para las comunidades y los gobiernos, dada la urgente necesidad de desarrollar enfoques integrales de apoyo. Algunas de las líneas de intervención considerados el mundo están orientados a:

i.               prevención (por ejemplo, estimular hábitos de vida preventivos),

ii.              tratamiento y rehabilitación (ej. la rehabilitación cognitiva para evitar pérdidas súbitas y mantener sus capacidades cognitivas durante más tiempo),

iii.            apoyo a los cuidadores, y la disponibilidad de servicios de alta calidad orientados a las diferentes fases de la demencia.

En esta última línea de intervención el aspecto clave es no sólo la atención directa, sino también servicios de asesoramiento y apoyo a las personas con demencia y sus cuidadores – «debemos asegurarnos de que una amplia gama de servicios de apoyo está disponible, incluyendo cuidado de relevo y orientación profesional a las familias”1.

Estos servicios deberían incluir orientación sobre los aspectos clínicos tales como el diagnóstico, la evaluación y el tratamiento, la atención de calidad a largo plazo, así como orientación sobre las cuestiones jurídicas y éticas que podrían comprometer la calidad de la atención (por ejemplo, sobre  políticas o planes nacionales o regionales y sobre sus derechos legales y los programas que facilitan apoyo financiero, orientación y servicios de atención). Restricciones a la libertad y a las oportunidades de los cuidadores no remunerados causados ​​por la pesada carga de afecto son temas tratados en el plano político y para los que existe un apoyo en diferentes países europeos.

Actualmente, podemos observar diferentes organizaciones que prestan este tipo de apoyo. Algunas limitaciones pueden poner en peligro la búsqueda activa de información. Como ejemplo podemos mencionar la falta de conocimiento acerca de la existencia de estas organizaciones y los servicios prestados, la distancia a dichas organizaciones, la falta de tiempo de los cuidadores y la falta de apoyo en el cuidado domiciliario, la vergüenza y embarazo producidos por el estigma social contra la enfermedad que son sentidos por las personas que sufren demencia y sus cuidadores.

Recibir un diagnóstico de demencia puede ser aterrador para la persona, el cuidador, familiares y amigos. Surgirán muchas preguntas y temores sobre la enfermedad y el futuro. Aprender a hacer frente a la progresión de la enfermedad a través de estrategias de afrontamiento para combatir los sentimientos de preocupación y el estrés son importantes.

Solicitar el asesoramiento de parte de los profesionales y otras personas con experiencia puede ser una oportunidad, un componente importante de un plan de tratamiento efectivo.

Asesoramiento es reconocido como una herramienta eficaz para ayudar a las personas en las primeras etapas de la demencia y los cuidadores que están luchando para hacer frente a nuevas responsabilidades de cuidado en su vida cotidiana.

Para facilitar otros medios de contacto con algunas organizaciones están proporcionando no sólo el apoyo cara a cara, sino también la asistencia electrónica a través de medios digitales (por ejemplo, correo electrónico, videoconferencias, blogs, foros) ofreciendo un espacio seguro para hacer preguntas acerca de la enfermedad y conocer la recursos de la comunidad cercanos.

Usted puede buscar en la web qué organización se adapta a sus intereses y necesidades. Vea a continuación algunas páginas web que pueden ser de su interés. http://www.ceafa.es/ ; http://www.alz.org/espanol/care/cuidadores.asp ; http://www.alzfae.org/

A través de nuestro programa de aprendizaje que estimulará el desarrollo de una red de apoyo a los cuidadores, los cuidadores pueden aprender más sobre la enfermedad, sus consecuencias, estrategias de afrontamiento y de ser informado acerca de los recursos sociales y económicos, consideraciones éticas y legales apropiadas.

Podemos ayudarle a encontrar respuestas adecuadas a sus preguntas: ¿cómo las personas con diagnóstico de demencia pueden organizar sus asuntos financieros y legales mientras están en condiciones de hacerlo? ¿Cómo se puede certificar que van a recibir los servicios que han elegido? Estar informado le asegurará de que usted comprende todos los beneficios a los que tiene derecho, así como para la persona de quien cuida.

 

1.     World Health Organization (2013): Dementia: A Public Health Priority. ISBN 978 92 4 156445 8

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *