Cuidadores de personas con demencia: Consecuencias e intervenciones de apoyo

shutterstock_172192487

En la actualidad, se estima que hy 44,4 millones de personas con demencia en todo el mundo [1].Las personas que sufren de demencia por lo general requieren de altos niveles de atención, la mayoría de los cuales está provista por los cuidadores informales o familiares.Sin los cuidadores, las personas con demencia tendrían una peor calidad de vida y necesitarían servicios de atención complejos o también atención institucional. Sin embargo, este apoyo se realiza a expensas de la angustia del cuidador y una peor calidad de vida. Los estudios han demostrado que los rasgos no cognitivos de la demencia son más susceptibles de ser asociados con problemas psicológicos en los cuidadores. Muchos cuidadores se aíslan socialmente poco después de la adopción del rol del cuidador y esto se ha visto que se relaciona con los niveles más bajo de bienestar psicológico. Como resultado de las presiones de la prestación e cuidados, pueden experimentar consecuencias psicológicas y físicas. La demencia afecta al comportamiento de los receptores de cuidado desde las primeras etapas (llanto fácil, accidentes…) que causa también pérdida de memoria, labilidad emocional, inquietud, agresividad y desorientación. Por tanto, los cuidadores se enfrentan a una gran cantidad de situaciones anormales diarias que aumentan las demandas de atención. Esta situación implica diferentes retos y la necesidad de un ajuste constante de la vuda y la dedicación del cuidador. Normalmente se generan estado de ánimo bajos, sentimientos de culpa o incluso el sentido de la discapacidad para la atención si el cuidador no tiene las habilidades de atención necesarias. Algunos de los principales síntomas de la fatiga o carga del cuidador son un aumento de la dificultad de concentración, malestar psicológico general, baja autoestima, síntomas afectivos, depresión y ansiedad, lo que afecta también a otras esferas de la vida (por ejemplo, los resultados negativos como al carga financiera y el aislamiento social)

Para hacer frente a esta situación, una variedad de enfoques e intervenciones se han desarrollado con el objetivo de ofrecer apoyo a los cuidadores y ayudarles a hacer frente y que se sientan más positivos:

·      Intervenciones Psicoeducativas

Intervalos de apoyo psico-educativos de los conocimientos generales de la atención que dan formación profesional específica. Este enfoque se basa en el uso de intervenciones basadas en la resolución e problemas. Genéricamente, la intervención psico-educativa se ha asociado con una disminución en la depresión del cuidador, la carga y el aumento del bienestar y la capacidad.

·      Psicoterapia

La psicoterapia consiste en sesiones uno a uno, el asesoramiento individualizado y mecanismos de adaptación que tienen que ver con factores estresantes que afectan al cuidador. La psicoterapia se asocia con menor carga del cuidador, la depresión e incluso las calificaciones de las personas que reciben el cuidado. Se llevó a cabo una correlación positiva con el conocimiento del cuidador y su bienestar.

·      Respiro y apoyo social

Las intervenciones de tipo «Respiro» disminuyen directamente la carga del cuidador, al permitir que otros tomen el cuidado de forma temporal. Los mecanismos de apoyo social incluyen un psicólogo de forma individualizada e intervenciones basadas en terapias de ocupación, grupos de apoyo mutuo, grupos de cuidadores con experiencia, así como los programas de enfermeras. Estas intervenciones tienen un efecto menor sobre la depresión, la autoestima o la ansiedad y un mayor impacto en la carga del cuidador.

·      Intervenciones Multidimensionales

Incluye uno o más de los anteriores. Los estudios muestran que las intervenciones multidimensionales disminuyen significativamente los niveles de depresión

·      Entrenamiento de habilidades

Estos programas de formación están orientados a apaoyar al cuidador, proporcionando acceso a los contenidos y estrategias orientadas a mejorar los conocimientos, habilidades y creencias necesarias para una atención eficaz. Este programa ayuda a reducir los problemas de comportamiento. Teniendo en cuenta todas las intervenciones antes mencionadas, als intervenciones educativas y psicosociales diseñadas para apoyar a los cuidadores son las que tiene mejores resultados. Sin embargo, la provisión de intervenciones multidimensionales centradas en diferntes estrategias para ayudar a los cuidadores a mejorar sus competencias y habiliddes son reconocidas como las intervenciones más integradas y las más recomendadas por expertos y usuarios. Con este modelo de intervención, los cuidadores pueden obtener respuestas a sus necesidades, tales como «¿Cómo puedo proporcionar una atención de calidad, observo y me adapto a la atención de las necesidades cambiantes de la persona que me importa?». Un enfoque multidimensional implica el apoyo a los diferentes grupos de interés, las esferas de la vida y las situaciones, que da apoyo y respuestas a una variedad de cuestiones como «¿Cómo puedo mantenerme sano y motivado en la atención?», y mucho más.

El proyectos DISCOVER se basó en este conocimiento. Durante el año pasado, los cuidadores, los proveedores de servicios y desarrolladores trabajaron en conjunto para el diseño de un enfoque multidimensional  innovado en el uso de las TIC como un medio fundamental de prestar apoyo y facilitar la comunicación. DISCOVER presenta a los cuidadores diferentes recursos y herramientas de aprendizaje para una agradable experiencia en el contexto del aprendizaje. En DISCOVER en la «Zona de Aprendizaje» ofrecemos un enfoque multidimensional, utilizando metodologías y servicios que se ajusten a sus necesidades.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *